Thomas Edison y su coche eléctrico

Thomas Edison coche eléctricoAl contrario que la gente piensa, los coches eléctricos se popularizaron y usaron mucho antes que los de explosión interna (Diesel).
A principios del siglo XX todavía estaba por decidir el tipo de energía que movería el transporte en general. Había 3 tipos de energía competían por hacerse con el control: eléctrica, vapor y gasolina.
Finalmente la gasolina resultó ser la que más mercado tenía, por tanto fue la escogida para mover los vehículos.

Los motores eléctricos son máquinas eléctricas que transforman energía eléctrica en energía mecánica por medio de interacciones electromagnéticas. Algunos de los motores eléctricos son reversibles, pueden transformar energía mecánica en energía eléctrica funcionando como generadores. Los motores eléctricos son muy utilizados en instalaciones industriales, comerciales y de particulares. Pueden estar conectados a una red de suministro eléctrico o a baterías. Así, en automóviles se están empezando a utilizar en vehículos híbridos para aprovechar las ventajas de ambos.

La electricidad es la forma más versátil de energía y también la más misteriosa. La energía eléctrica es producida cuando las cargas eléctricas se mueven a través de un conductor y es distribuida por los cables de alta tensión que forman la red nacional. Este sistema permite que las ciudades se puedan iluminar o que millares de máquinas y aparatos eléctricos de un hogar puedan funcionar.

Técnicamente, la electricidad se produce haciendo girar un magneto en un rollo de alambre. Este es el principio del generador eléctrico. El generador consta de dos partes básicas: una parte rotante llamada “rotor”, que es esencialmente un magneto masivo; y una parte fija llamada “estertor”, que lo forman carretes de alambre de cobre y van alrededor del rotor. Cuando el motor gira (como una jaula de ardilla), el cable de cobre tiene un campo magnético cambiante que le penetra y se produce la electricidad.

La preocupación por la contaminación está cambiando la forma de pensar de la gente. Cada vez se tienen más en cuenta los vehículos eléctricos para moverse sin contaminar. Los vehículos eléctricos no contaminan, sobre todo porque no emiten monóxido de carbono, oxido nitrógeno, ni PM10. Al no necesitar gasolina/diesel no se contamina con su extracción, los accidentes y vertidos que ocurren en su transporte hasta llegar a los consumidores.

Gracias a las nuevas baterías de li-ion se pueden cargar la batería de los coches eléctricos en cualquier momento, sin tener que esperar a que se agote, puesto que no presentan el llamado “efecto memoria” que tenían las baterías tradicionales.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest