Coches eléctricos, el futuro

coches eléctricos, el futuroEl coche eléctrico fue uno de los primeros coches que se desarrolló, inclusive, existieron pequeños vehículos eléctricos anteriores al motor de cuatro tiempos sobre el que Diésel (motor diésel) y Benz (gasolina), basaron el automóvil actual. Entre los años 1832 y 1839 (ya que no se sabe el año exacto), un hombre de negocios escocés, Robert Anderson, inventó el primer vehículo eléctrico 100% puro. También Sibrandus Stratingh de Groningen, diseñó y construyó con la ayuda de su asistente Christopher Becker varios vehículos eléctricos en 1835 a escala reducida.

Diversas entidades públicas conceden subvenciones, exenciones de impuestos y rebajas fiscales a los vehículos eléctricos. En España los vehículos eléctricos al 100% están exentos del impuesto de matriculación. En la Región de Murcia se conceden ayudas dentro de la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en España, Plan de movilidad sostenible, a las corporaciones locales, administraciones públicas y a empresas, pero no a los particulares.

El Plan Integral de Automoción, compuesto por el Plan de Competitividad, el Plan VIVE II y la apuesta por el vehículo híbrido eléctrico, cuentan con el objetivo de que en 2014 circulen por las carretas españolas 1 millón de autos eléctricos. Para ello, se propone poner en marcha un programa piloto denominado Proyecto Movele que introducirá 2.000 vehículos eléctricos que sustituirán a coches de gasolina y diesel. Con el Proyecto Movele, Barcelona instalará en 2009 18 puntos de recarga de vehículos eléctricos, que se ubicarán en aparcamientos municipales. Los motores eléctricos, al ser mucho más simples y sencillos que los motores normales, con menos partes móviles, presentan menos riesgo de avería, reduciéndose además el coste de mantenimiento. Además, en los coches eléctricos no son necesarios los cambios regulares de filtros y aceites de los motores convencionales. Muchas empresas y ayuntamientos, han analizado las ventajas que presentan estos vehículos eléctricos, ya que no se paga el impuesto de matriculación, no existen costes de gasolina, necesitan un escaso mantenimiento y contaminan mucho menos.
El coche eléctrico puede sacar a los fabricantes, o a los que apuesten por esta tecnología del círculo vicioso en que se encuentran: fabricar más para obtener economías de escala y mejorar unos márgenes tan escaso por tener que recurrir a descuentos para vender todo lo producido. También se puede entrar en el negocio del leasing de las baterías, que puede aportar una media de 5000 euros al año por coche desde el suministro de energía y la gestión de la energía acumulada. Los coches eléctricos se venderán a precios similares a los de los modelos convencionales de la misma categoría, pero no las baterías, que se alquilarán por cuotas mensuales.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest