Motores eléctricos, sus partes

Emisiones y ruido cero será el cambio más notable que aportarán los coches eléctricos cuando circulen por las ciudades, en un período de 24 meses. El 2011 es la fecha en la que algunos fabricantes, como Chevrolet, Opel, Renault, Nissan o Mitsubishi han previsto lanzar sus primeros modelos.

Hay dos incógnitas por despejar a corto plazo, el precio y la autonomía real de los vehículos eléctricos y a largo plazo, su fiabilidad.

Por ejemplo, el Be Bop lleva un motor eléctrico de 44 kW, con 60 caballos de potencia, que va acoplado a un reductor que hace la función de la caja de cambios. Este sistema de tracción se alimenta de unas baterías de ión-litio que ofrecen una autonomía de 100 kilómetros. Renault prevé que cuando salgan a la venta, las baterías alarguen su autonomía hasta los 160 kilómetros. Las baterías actuales pesan alrededor de 250 kilos y ocupan mucho espacio situadas en el suelo. La recarga se puede hacer en una red doméstica de 220 voltios, en la que se tarda alrededor de 6 horas, o la recarga rápida, que debe ser trifásica y que podría recargar el 80% de las baterías en media hora. El Be Bop no desmerece en absoluto en prestaciones de los modelos urbanos con motor de combustión con una velocidad máxima de 130 km/h y una buena aceleración.

Además de contar con uno o varios motores eléctricos como principal sistema de propulsión, muchos de los modelos de vehículos eléctricos llevan instaladas baterías, normalmente de ión-litio, que se recargan en tomas domésticas. Dependiendo del tipo de coche y de la batería que lleva incorporada, los tiempos de carga son muy diversos desde 8 horas hasta 20 minutos. En ocasiones, suelen incluir un motor de gasolina que actúa como generador de energía para recargar las baterías.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest