El Smart se perfila como un virtuoso de la movilidad eléctrica

Smart eléctricoUnos 145 kilómetros de autonomía, alcanza 125 km/h y no contamina. Ésta es la tarjeta de presentación del Smart, un coche que demuestra sus mejores virtudes en la ciudad. Idóneo para moverse y aparcar en las grandes urbes, este coche, bendecido por la casa Mercedes, tendrá su versión eléctrica este verano en algunos países europeos, aunque no llegará a España hasta enero de 2013.

El Smart eléctrico es la evolución de los prototipos que empezaron a rodar en Londres en 2007 (100 unidades). En 2009 salió la segunda serie, 1.000 unidades para flotas, que ante el éxito, subieron a 2.000. Y ahora llega la última, con una previsión de 10.000 al año, el 10% de las ventas de Smart. Exteriormente no tiene cambios, salvo las siglas Electric Drive, y conserva sus virtudes como coche urbano: Con 2,7 metros de largo, característica que le permite aparcar en cualquier hueco. Además, mantiene la habitabilidad y maletero de sus hermanos: las baterías van por debajo.

En cuanto a los precios, desde 18.950 euros (Coupé) y 22.000 euros (Cabrio), se reducirían unos 6.000 euros si las ayudas a los coches eléctricos se prorrogan en 2013 (ya que en principio acaban en noviembre). Y no incluyen las baterías, que se alquilan por 65 euros al mes, con mantenimiento y garantía de 10 años, y hasta coche de sustitución en caso de avería. El Smart eléctrico se venderá también con baterías por 23.480 y 26.550 euros, respectivamente.

El otro avance está en las baterías de ion litio, que pasan de 16,5 a 17,6 kWh de capacidad, lo que eleva la autonomía a 145 kilómetros (135 antes), más que suficientes para el uso habitual de estos coches: los usuarios de los Smart eléctricos anteriores recorrían 50 kilómetros al día de media. Se recargan en siete horas en un enchufe normal, en seis con el poste de carga doméstico Wallbox de Smart (880 euros), y menos de una hora con carga rápida.

En cuanto al coste de uso en España, no llega a dos euros cada 100 kilómetros, frente a los siete euros de los utilitarios turbodiésel más eficientes. Además, para amortizar los 65 euros de alquiler de baterías hay que hacer unos 1.000 kilómetros al mes, 35 diarios. En ciudades como Madrid y Barcelona los eléctricos no pagan aparcamiento regulado, un ahorro importante, siendo así más fácil rentabilizar el sobrecoste inicial del coche.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest