¿Se ahorra dinero al comprar un coche eléctrico?

¿Crees que ha llegado el momento de cambiar de coche pero no sabes cómo comprarlo? Puede que te haya ido muy bien hasta ahora con un coche diésel o de gasolina, pero ¿qué pasa con los coches eléctricos? Ya sabemos que los coches eléctricos son más caros que los tradicionales, pero ¿por qué cada vez más personas los tienen en cuenta? Estos coches son tenidos en cuenta por cada vez más personas que van a cambiar su vehículo y eso se debe a que además de ser totalmente ecológicos y respetuosos con el medio ambiente, a la larga que hará ahorrar una gran suma de dinero.

Los vehículos eléctricos tienen por el momento un precio de compra bastante más alto que el de un vehículo de gasolina o gasóleo convencional con parecidas características. Sin embargo, en España hay ayudas del Estado que te ayudarán a comprar este tipo de vehículos reduciendo algo su elevado precio.

Aunque su precio sea más elevado, hay que tener en cuenta que los coches eléctricos son más eficientes que los coches de combustión, por lo cual, si compras un vehículo eléctrico podrás ahorrar mucho. Con esto queremos decir que un coche eléctrico consumirá menos para hacer 100 km que un coche diésel o de gasolina. Si comparásemos el mismo coche con los tres tipos de motores existentes, gasolina, diésel y eléctrico, el eléctrico consumirá la cuarta parte que un coche de gasolina, y la tercera parte que un coche de gasóleo.

Ahora bien, si consideramos el precio de la electricidad, recargando un vehículo eléctrico medio (de unos 100 CV) durante toda la noche, cuando lo dejamos estacionado en nuestro garaje mientras estamos durmiendo, hacer 100 km nos costaría unos 1,35 euros, incluyendo los impuestos (18,5 kWh/100 km). En un vehículo diésel de tamaño parecido y potencia equivalente esos 100 km nos podrían costar unos 7,60 euros (5,75 l/100 km) y en un vehículo de gasolina unos 9,80 euros (7,0 l/100 km), por lo que realmente se puede afirmar que se ahorra dinero al comprar un coche eléctrico.

Hay una gran diferencia entre los vehículos tradicionales (gasolina o diésel) y los vehículos eléctricos. Es de gran importancia saber que el vehículo eléctrico también te permitirá ahorrar dinero a medida que vas haciendo kilómetros gracias a su coste de mantenimiento que es bastante inferior, siendo aproximadamente un 20% menor. Con estos coches se acabó el tener que sustituir aceite, el filtro de aceite, el filtro de aire, el de combustible, la correa de distribución, el embrague…

Los frenos de los coches eléctricos, por ejemplo, duran muchos más kilómetros que los de los coches tradicionales porque se usan menos, ya que se frena más con el motor, así como con el sistema de frenado regenerativo. Lo que si deberás tener en cuenta es que después de unos diez años aproximadamente, o unos 200.000 km (dependerá un poco de la marca es posible que tengas que sustituir las baterías.

Por último, cabe destacar que el impuesto municipal de circulación suele ser más baratos, llegando en algunos ayuntamientos a ser hasta un 75% menor. En otros ayuntamientos, estos vehículos no tienen que pagar en la zona azul, pues están exentos. Los seguros, también suelen ser más baratos aunque el coche sea más caro.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest