Citroën C4 Cactus Airflow 2L, un mechero híbrido

Parece ser que este tipo de coches van a ser tendencia en el  futuro de los vehículos de ultra bajo consumo. Hasta hace muy poco, únicamente Volkswagen se había atrevido a crear un coche “mechero”, el XL1, pero ahora ha llegado el momento de que los franceses intenten atacar. Casi al mismo tiempo Renault estaba presentando el EOLAB, un vehículo con un consumo de sólo 1 litro por cada cien kilómetros y ahora podremos comprar el Citroën su C4 Cactus Airflow 2L, que como su propio nombre indica, únicamente gasta 2 litros por cada 100 kilómetros.

Al leer su nombre nos hacemos una idea de lo que nos prometen: un consumo medio de dos litros que ha sido conseguido a partir de modificaciones muy importantes hechas sobre toda la estructura del moderno todocamino urbano francés. Tanto su aerodinámica, sus materiales, sus neumáticos y su grupo propulsor han sido orientados hacia una máxima eficiencia.

Dentro de las soluciones aerodinámicas que han sido incluidas en la extraña carrocería del C4 Cactus se incluye un paragolpes delantero con tres entradas de aire las cuales se abren o cierran dependiendo del funcionamiento  del uso del coche, deflectores laterales móviles en su parte trasera y unas llantas que contienen paneles que se accionan a través de la fuerza centrífuga.

Pero es muy probable que lo más curioso sean los neumáticos que lleva, unos Michelin Tall&Narrow con una estructura muy poco común: fusionando una llanta de gran tamaño, de 19 pulgadas, con una anchura más limitada (155 mm.) y un perfil de 70 mm. El tamaño y la composición de la goma son de gran ayuda para poder limitar al máximo el consumo.

Si seguimos hablando de la aerodinámica, los bajos del Citroën su C4 Cactus Airflow 2L están carenados, en los pasos de rueda hay incorporado una ‘Air Curtain‘ (cortina de aire que canalizará el flujo de aire a lo largo de las ruedas), el alerón de techo se ha vuelto más grande y los espejos retrovisores han sido sustituidos por unas pequeñas cámaras de visión trasera. El resultado en el plano aerodinámico es impresionante, habiendo mejorado un 20% respecto al modelo de serie.

La reducción de peso ha sido otro de los pilares fundamentales del el C4 Cactus Airflow 2L. Pesa únicamente  865 kilos, o lo que es lo mismo, 100 kilos menos que el de serie (se ha reducido nada más y nada menos que un 11%). Para lograr esto han sido utilizados materiales ligeros como son el aluminio, el acero o el composite a base de carbono, que es un material muy prometedor que ha sido usado tanto en el techo, como en la carrocería. También cuenta con un techo panorámico de policarbonato translúcido y los Airbump han sido construidos en fibra de carbono.

Para lograr pasar de los 3,1 litros que ha sido el récord del Citroën C4 Cactus de serie con una mecánica diésel de dos prometidos, el Airflow usa la tecnología Hybrid Air de PSA. Se trata de una fusión entre un motor gasolina PureTech de tres cilindros y un sistema de almacenamiento de energía en forma de aire comprimido.

El Airflow puede funcionar en modo aire (sin emisiones), donde solo funcionará el motor de aire comprimido; en modo gasolina, utilizando ese motor; y en modo combinado, con los dos motores actuando al mismo tiempo. El resultado es un ahorro de combustible del 30 % que al sumarlo a las mejoras aerodinámicas y a su reducido peso le permite alcanzar la cifra de los 2l/100km.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest