Mercedes-Benz Clase B Electric Drive, el eléctrico más avanzado en la actualidad

Es la primera vez en la historia del Mercedes-Benz Clase B que  habrá una versión de propulsión eléctrica en su gama. Estamos hablando del Clase B Electric Drive y será el protagonista, junto con el modelo propulsado por gas natural, de la oferta de versiones con propulsión alternativa esta estrella de los monovolúmenes.

Clase B Electric DriveEl Mercedes Clase B Electric Drive el que ya ha sido probado en las carreteras mallorquinas se ha convertido en uno de los modelos eléctricos más avanzados y completos del mercado. Para empezar, es necesario hablar de sus grandes prestaciones ya que cuenta con un motor eléctrico de 132 kW (180 CV) que, por ejemplo, le permite llegar de 0-100 km/h en 7,4 segundos, cifra muy parecida al Renault Mégane RS.

Pero lo más especial de su potencial es que se puede adaptar a todas las situaciones del tráfico a través de los tres modos de conducción con los que cuenta. En el E+ (Economy +), que ha sido pensado para circular por la ciudad, la potencia es reducida a 65 kW (88 CV) y su velocidad máxima está limitada a 110 km/h. De todas formas, es suficiente para la mayoría de las situaciones, a no ser que salgas a autovía, donde la respuesta estará un poco limitada.

En esta situación, es posible seleccionar el modo E (Economy), con el que se dispondrá de 98 kW (133 CV) bajo el pedal del gas, sin embargo, en el S (Sport) es el único modo en el que podremos tener todo el potencial disponible. En situaciones de necesidad bastará con pisar el acelerador al máximo en cualquiera de sus tres programas para disponer de toda la potencia, por lo menos de forma momentánea; se trata de algo así como el efecto ‘kick down’ de un vehículo con cambio automático.

Las prestaciones del  Mercedes Clase B Electric Drive nos han sorprendido bastante. Si exprimimos lo máximo posible la potencia del motor las aceleraciones del Clase B Electric Drive te dejarán pegado al asiento e incluso los neumáticos tendrán algún  problema para gestionar los 340 Nm de par máximo y es bastante fácil perder tracción. Y es que el motor eléctrico entrega tanto par, como un V6 de gasolina e incluso en un coche de 1.700 kilos de peso resultarán suficientes para poder generar muchas sensaciones.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest