Toyota I-ROAD, un triciclo eléctrico para circular por la ciudad

El Toyota i-ROAD es un triciclo eléctrico enchufable de tres ruedas el cual está equipado con una tecnología de inclinación activa llamada “Active Lean”, que imita los movimientos de un esquiador. Dispone de una batería de ion de litio que está impulsada por un par de motores eléctricos de 2 kW montados sobre las dos ruedas delanteras.

Toyota i-ROADSus medidas son 2.345 mm de longitud, 1.445 mm de altura, 1.700 mm de distancia entre los ejes y su anchura es de 850 mm, casi al igual que un vehículo de dos ruedas. Es sencillo maniobrar con él, y además es más sencillo encontrar espacio para aparcar pues caben hasta cuatro de ellos en una sola plaza de aparcamiento de vehículo tradicional.

El habitáculo, al que es posible acceder por cualquiera de sus dos puertas, es un tándem  de dos plazas, aunque en realidad sólo podría sentarse en el asiento trasero un niño, pues un adulto no cabría. No incluye maletero, por lo que en caso de que el conductor vaya solo, podrá utilizar el asiento de atrás para alojar algún bulto.

El triciclo arranca al pisar el pedal del freno y girar la llave. Anteriormente, se accede a través de una tarjeta de abonado al servicio “Cite Lib by Ha:mo” que hay que pasar por la parte superior trasera. El cambio automático es seleccionado mediante tres teclas en la zona izquierda del salpicadero (D,N y R) . En el centro hay una pantalla digital que indica el estado de la carga, la velocidad a la que se circula, el cuentakilómetros, etc.

La conducción del i-ROAD es una experiencia nueva y muy agradable. Tiene una autonomía de 50 km con una única carga y se puede conseguir una velocidad máxima de 45 km/h. El volante mueve la rueda trasera y actúa como si de un timón se tratase, respondiendo a los giros de éste, sin embargo las dos ruedas delanteras se mueven de forma automática hacia arriba y hacia abajo en sentido contrario, aplicando un ángulo de inclinación que contrarresta la fuerza centrífuga del viraje.

El movimiento vertical de las ruedas es realizado a través de un sistema que lleva incorporado un motor y un engranaje de inclinación ubicados sobre la suspensión delantera, y conectados a través de una horquilla a las dos ruedas delanteras. El vehículo calcula la inclinación que se necesita en función del ángulo de la dirección, el sensor de giroscopio y la velocidad a la que circule el Toyota i-ROAD.

El sistema además empezará a funcionar cuando el vehículo se desplace en línea recta por una superficie que no sea uniforme, de tal manera que el sistema de inclinación compensará de forma automática los cambios de la superficie de la carretera para poder mantener el nivel de la carrocería.

Como curiosidad cabe decir que el antiguo gobernador de California, Arnold Schwarzenegger logró entrar en el vehículo durante su exposición en el Salón de París, algo que le costó un poco de trabajo por sus más de 100 kilos de músculo, pero finalmente lo consiguió.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest