Una prueba al Mitsubishi Outlander PHEV, ¿merece la pena comprarlo?

En el artículo anterior empezamos a hablar sobre el Mitsubishi Outlander PHEV, de sus múltiples cualidades, y de que es el primer SUV híbrido enchufable del mercado, pero hay una gran pregunta que muchas personas se están haciendo probablemente, ¿merece la pena comprarlo?

Si te estás planteando comprar un SUV, pero Mitsubishi es una marca que no te inspira mucha confianza, o que simplemente no la habías tenido en cuenta, es importante que la tengas en consideración. Es posible que dentro de tus prioridades no entre comprar un híbrido, y mucho menos, un híbrido enchufable, pero la verdad es que el Mitsubishi Outlander PHEV es un vehículo muy digno que hay que tener en cuenta.

interior-mitsubishi-outlander-phevAhora, explicaremos cuales son las grandes ventajas que podemos observar ante una prueba de este vehículo.
El Mitsubishi Outlander PHEV ha sido equipado con un motor gasolina de cuatro cilindros atmosférico con 121 CV, que dispone de la ayuda de dos bloques eléctricos de 82 CV (uno en cada eje), los cuales se encargan de proporcionarle tracción a sus cuatro ruedas.

Normalmente, son las ruedas delanteras del Outlander PHEV las que se encargan de la tracción, gracias al motor de gasolina o al motor eléctrico unido a este eje. Sin embargo, al pulsar el botón Twin motor 4WD lock (o al solicitar toda la potencia haciendo kick down en el acelerador) es cuando empieza a funcionar el motor eléctrico del eje trasero y al hacer esto, las ruedas traseras se unen a la fiesta.

Es posible que dudes sobre su empuje, pero ya al verlo parado podrás ver su enorme temperamento, y es que con sus tres propulsores trabajando conjuntamente se logra una potencia total de 203 CV. Pero aquí el par es lo más importante, pues a los 190 Nm del motor de combustión se le han sumado los 137 del eléctrico delantero más los 195 del trasero. Esto hace que sea un vehículo con mucha potencia, pero ten en cuenta, que si piensas pisarle a fondo, podría volverse un poco ruidoso, así que respeta las normas de velocidad.

En condiciones normales, es decir, a una velocidad permitida por la ley, es un vehículo muy silencioso, y esto se debe entre otras cosas a que sus cristales tienen un grosor superior a otros Outlander, por lo que presenta un mayor aislamiento acústico.

Es un vehículo muy confortable pero en zonas con muchas curvas es aconsejable tomárselo con calma. Esto se debe a que es un coche muy pesado (alrededor de 1800 kilos de peso), contando con más de 300 kilos que los vehículos de la misma gama. No obstante, lo mejor es conducir tranquilo, lo cual te ayudará a consumir menos, y además ganarás en seguridad.

En conclusión, este es un vehículo que merece la pena comprar. Es seguro, eficaz, y no tiene nada que envidiarle a vehículos de gama más alta, como pueden ser el Audi Q5 o el Lexus RX 450h. Es un vehículo lleno de tecnología y con un ambiente “Premium”, y presenta un ahorro muy importante frente a otros vehículos similares, los cuales vales más de 60.000 euros. El precio de este vehículo con ayudas puede ser de unos 32.500 euros, lo que es casi la mitad que otros vehículos parecidos, por lo que si tienes la oportunidad de comprarlo, no lo dudes.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest