Audi A7 Sportback h-tron Quattro, una unión de pila de hidrógeno y motor eléctrico

Cuando la marca Volkswagen apenas se encuentra en el inicio del asalto de lanzamiento de su gama eléctrica, ha aterrizado en California el Audi A7 Sportback h-tron quattro, el cual es un prototipo que se alimenta de una pila de hidrógeno unida a un motor eléctrico trasero complementario que sirve para generar la irreemplazable tracción quattro de Audi.

Por fuera es casi igual que un Audi A7 Sportback dejando atrás los logos que mencionan su singular naturaleza ecoeficiente y a la toma para repostar el hidrógeno, un procedimiento que en los modelos actuales necesita el mismo tiempo que los vehículos de gasolina, aproximadamente,  tres minutos.

El Audi A7 Sportback h-tron (denominación que se añade a los e-tron de propulsión eléctrica y a los g-tron que se alimentan por gas) dispone de un grupo propulsor primordial que está formado por un motor eléctrico delantero que se abastece de la energía de una pila de hidrógeno localizada debajo del capó. La energía que desplaza el motor es obtenida de los cuatro tanques de hidrógeno posicionados en la parte inferior central del coche, delante del eje trasero. Permite almacenar cinco kilos de hidrógeno comprimido, los cuales serían suficientes para poder recorrer 500 kilómetros.

Sin embargo, el A7 Sportback h-tron dispone también de un motor eléctrico trasero que es la esencia de la tracción e-quattro, como Audi llama al sistema de tracción total en la que no existe la conexión mecánica entre los ejes. En este caso, el electromotor posterior está nutrido por la energía de una batería de ion litio localizada bajo el suelo del maletero y que es parecida a la que ocupa el Audi A3 Sportback e-tron.

El A7 h-tron se puede desplazar únicamente propulsado por la energía eléctrica del motor trasero (aunque tendría una autonomía limitada de 50 kilómetros). En las demás etapas de su misión se complementará con la pila de hidrógeno pudiendo aportar los beneficios dinámicos y de seguridad de la tracción integral. Para su recarga se requerirá de dos a cuatro horas de conexión, lo cual dependerá de la fuente.

La potencia eléctrica total de este sistema de propulsión es de 170 kW (231 CV) (85 en cada motor), lo que autoriza a la berlina acelerar de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos, pudiendo alcanzar una velocidad máxima de 180 km/h. Unos datos atrayentes que exponen que no hay límites a nivel de rendimiento para esta tecnología. De hecho, el Audi A7 Sportback h-tron tiene un peso inferior a los 2.000 kilos (1.950 kilos exactamente).

Sabemos que la propuesta de Audi cuenta con toda la razón, excepto algo que escapa de su control y que está relacionado con la red de suministro de hidrógeno para el repostaje. De hecho, sabemos  que el A7 Spotback h-tron puede que esté disponible en el momento que se amplíe esa red para que ya no haya ninguna desventaja  para los futuros clientes.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest