Mercedes Benz Vision G-Code, un SUV de ciencia ficción

Mercedes-Benz está trabajando en un futuro escenario para los mercados asiáticos basándose en las grandes ciudades, las cuales están obligando a proponer nuevas soluciones de movilidad refiriéndose al diseño, logrando crear modelos concretos para los mercados orientales. Un ejemplo de ello es el  Mercedes-Benz Vision G-Code el cual ha sido creado en su centro de diseño e ingeniería de Pekín.

Es un SUV compacto (4,1 metros de largo, por 1,9 de ancho y 1,5 de alto) con una carrocería coupé y un diseño muy diferente del que estamos acostumbrados, pero el diseño no es lo que más destaca del Vision G-Code. Cuando empezarás a sorprenderte realmente es cuando accedas al habitáculo el cual se esconde tras una superficie acristalada que parece la carlinga de un avión (el espacio destinado a los pilotos), con pilares A camuflados y con unas puertas de apertura inversa las cuales revelan la ausencia de un pilar central.

Dentro del habitáculo podremos ver un revolucionario interior, en el que los distintos elementos empiezan a desplegarse una vez te acomodes en los superligeros asientos de carbono que han sido tapizados en cuero. Otra cosa que te encantará es que no lleva llave de contacto, el Mercedes-Benz Vision G-Code se activará a través de  tu smartphone. En el momento que lo actives, el habitáculo cobrará vida.

interior

Los asientos, volante, pedales, pulsador de arranque, las salidas de aire y una gran pantalla frontal resurgen creando un ambiente bastante parecido al puente de mando de la nave Enterprise.

Su planta motriz es igualmente futurista. Usa una mecánica híbrida con un motor térmico el cual es alimentado por hidrógeno para impulsar las ruedas delanteras y una unidad eléctrica para impulsar las traseras. Además, el Vision G-Code puede nutrirse de toda fuente de energía que esté a su alcance: ya sea la generada por el sol (la carrocería hace de panel solar gigante), la generada por el rozamiento del aire (ya sea cuando el coche esté circulando o incluso cuando esté parado) y la que se genera por el movimiento oscilante de las suspensiones y de los fluidos de sus componentes (básicamente, amortiguadores hidráulicos).

El grupo propulsor híbrido puede funcionar con tres modos operativos, los cuales serán identificables hasta para los viandantes, pues la parrilla del Mercedes Vision G-Code se iluminará de forma distinta según el programa que se esté utilizando. Al estar estacionado, una luz azul estática presidirá el frontal. Al accionar el modo Hybrid edrive, con predominio de la impulsión eléctrica, el azul aún será el tema cromático, sin embargo, la iluminación en este momento se volverá más dinámica.

delantero

El modo Hybrid ya permitirá la intervención del motor térmico, con su frontal brillando en un impactante color púrpura. Por último, el modo Hybrid sport exprimirá el potencial de los dos propulsores al máximo, con el eléctrico trasero funcionando con un programa de reparto vectorial de par entre sus dos ruedas lo cual sirve para mejorar la agilidad.

Además de todos los elementos que hemos comentado, también hay otros que parecen de ciencia ficción como por ejemplo,  sus cámaras retráctiles que sustituirán a los retrovisores exteriores a los que estamos acostumbrados.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest