El camión eléctrico “cero emisiones” se ha convertido en una realidad

Siemens, que como ya sabemos es una compañía global en tecnología, ha creado una moderna y completa solución para hacer posible unos camiones más eficientes y a un precio más económico, pudiendo adaptarlo con facilidad a los modelos que ya existen. Esta tecnología posibilita a este tipo de vehículos funcionar de una manera bastante más sostenible gracias al rediseño del sistema convencional de pantografía y catenaria, además de a un motor eléctrico, el cual conserva toda la flexibilidad de los vehículos diésel.

Para que ese motor marche, requiere por una parte, una fuente de alimentación. Mediante una subestación eléctrica y una red catenarias que serán instaladas en las propias carreteras, los camiones podrán autoabastecerse de electricidad sin que sea necesario el uso de combustibles fósiles. Esto es lo que Siemens ha llamado eHighway, o lo que es lo mismo, autopistas eléctricas. Este procedimiento logra una eficiencia del 80% y los camiones conectados a él son el doble de sostenibles que los camiones diésel, esto se consigue midiante los cables eléctricos, los cuales transfieren la energía con un detrimento de electricidad de únicamente un 1%.

El cable aéreo se nutre desde una subestación abastecida por un sistema de conmutación DC de media tensión, un rectificador de 12 diodos, un transformador de potencia  y un inversor controlado (para retroalimentarse de la energía eléctrica que se genera por el frenado regenerativo de los camiones.)

Por otra parte, los camiones tendrán que disponer de la tecnología apropiada para cosechar y transferir esa energía al motor. Con el rediseño del convencional pantógrafo, estos vehículos se pueden conectar y desconectar de la red, de manera tanto automática, como manual, a velocidades de hasta 90 km/h y en todo momento con total flexibilidad y de forma segura.

En esa trayectoria, un sensor descubre el tramo en el que se encuentran las catenarias y un método de control inteligente posibilita al pantógrafo coger la posición adecuada para poder acoplarse a ellas, conservarse  (sin que importe el balanceo habitual de la conducción o los posibles frenazos) y trasladar directamente dicha energía al motor. La electricidad que se genera por el frenazo de los camiones es devuelta a la red, lo que asegura una mayor eficacia del sistema.

Además, para garantizar la misma elasticidad de los camiones convencionales y el preciso movimiento, en el momento en que se encuentren fuera de las líneas de catenaria, usan un procedimiento de movimiento eléctrico que actúa también con diésel,  baterías o gas natural comprimido.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest