En España se crean baterías que podrían dar una autonomía de 1000 kilómetros

Parece que ahora es cuando más sentido está cobrando las declaraciones de altos directivos, al principio  de Audi, y más tarde de Volkswagen, en las que nos prometían vehículos eléctricos con autonomías que superasen los 500, 600, e incluso, 700 kilómetros, para el año 2017 o 2018.

Normalmente solemos pensar que las baterías para los automóviles eléctricos suelen venir de países muy lejanos, como pueden ser Japón, Corea, o hasta más lejos aún. No obstante, en España se ha conseguido desarrollar una nueva batería recargable que, según han afirmado sus creadores, es lo más de lo más y roza la perfección. Esta batería ofrece una mayor potencia, mayor densidad de carga, mayor vida útil, más velocidad de recarga y un menor precio. Cabe destacar lo de recargable, ya que hay algunas que no lo son, como por ejemplo, aquellas de aluminio-aire de 1.600 km.

Estamos hablando de las baterías de polímero de grafeno, las cuales se han podido desarrollar entre tres agentes: “Graphenano”, una empresa de Alicante que crea grafeno industrial desde el año 2012, la Universidad de Córdoba, y “Grabat Energy”, otra compañía española que empezará a desarrollar las celdas de batería. Según hemos oído, dos fabricantes alemanes de coches ya han empezado a esperar estas nuevas baterías para poder probarlas en sus coches eléctricos.

En Alemania contamos con el grupo Volkswagen, con marcas como la misma Volkswagen (que ya está vendiendo dos automóviles eléctricos), Porsche, Mercedes-Benz (que también está vendiendo dos automóviles eléctricos), BMW (que está vendiendo uno), y Opel (que de momento no tiene intención de vender ninguno).

El grafeno es carbono de la forma más pura, que cuenta con una estructura alotrópica hexagonal. Fue descubierto en 2004 por los rusos Andréy Gueim y Konstantín Novosiólov, los cuales consiguieron el Premio Nobel de Física de 2010 gracias al descubrimiento. Se ha ido investigando su aplicación en baterías y supercondensadores, habiéndose descubierto también que cuenta con efecto fotovoltaico.

Actualmente,  la mayoría de los aspectos de esta batería para automóvil han sido mejorados, comparándolas con las baterías convencionales:

  • Su densidad energética por unidad de masa (o energía específica) es bastante alta, aproximadamente 600 Wh/kg, mientras que en una batería de iones de litio tradicional suele estar entre 140 y 160 Wh/kg, y las más avanzadas alrededor de los 200 Wh/kg.
  • La vida útil, cuando se habla de ciclos de carga y descarga, viene a ser el doble que en las baterías de iones de litio tradicionales.
  • La velocidad de recarga admisible también ha crecido. Con una estación de recarga de gran potencia, la batería de un automóvil eléctrico podría recargarse en unos ocho minutos, según han afirmado sus creadores, frente a los 25 o 30 que suelen necesitar en recarga rápida las baterías de iones de litio que son actualizadas en la actualidad en coches eléctricos de tipo medio (a unos 50 kW de potencia).
  • El precio de las celdas de polímero de grafeno es un 77% menor que el de las celdas de iones de litio, o lo que es lo mismo, es posible fabricar una batería más barata que las actuales.
  • Por último, y no menos importante, es necesario hablar de la autonomía. Con estas baterías es posible tener coches eléctricos con una autonomía, al menos homologada, de entre 800 y 1.000 km, un auténtico lujo.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest