Nueva normativa para la recarga de vehículos eléctricos

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto con el que pretende regular los requisitos mínimos para la instalación de los puntos de recarga de vehículos eléctricos tanto en edificios de viviendas y en aparcamientos públicos y privados, como  en la vía pública.

Esta normativa favorecerá la implantación de forma progresiva de los vehículos eléctricos en las ciudades de nuestro país. En la actualidad se están matriculando una media de 80 vehículos eléctricos todos los meses, una cifra residual  que representa el 0,1 % de la totalidad de matriculaciones del mercado español.

Así mismo, esta decisión va a servir, a su vez, para instaurar unas condiciones mínimas en relación con el montaje de postes de recarga cuando se construyan nuevos edificios, parkings, o incluso en la vía pública:

  • En las viviendas unifamiliares de nueva construcción, deberá haber la infraestructura para un punto de conexión de recarga de vehículos eléctricos.
  • En aparcamientos colectivos privados, deber existir una preinstalación que deberá pagar el fabricante del edificio. Pero también, los propietarios de cada una de las plazas deberán tener la oportunidad, si así lo quieren, de instalar un punto de recarga individual para su uso privado. En esta preinstalación no estará incluido el contador, ni tampoco los cables, ni interruptores, sino solamente los huecos y las canalizaciones. El consumidor será el que deberá decidir si escoge utilizar el sistema colectivo (con una línea eléctrica única de acceso al aparcamiento con derivaciones a cada una de las plazas) o el individual (con una línea eléctrica determinada para cada punto de recarga en el aparcamiento desde el contador de cada una de las viviendas).
  • En aparcamientos colectivos públicos (centros comerciales, edificios públicos, etc.), se establecerá un mínimo de un punto de recarga por cada 40 plazas de estacionamiento.
  • En las vías públicas, la instalación de nuevos puntos de recarga de vehículos eléctricos tendrá que estar en línea con los diferentes planes de movilidad municipales o supramunicipales y en relación con estos vehículos sin emisiones.

Después de haber dado este gran paso, y para que sea posible hacer despegar de forma definitiva la movilidad sostenible, no basta únicamente con implantar un poste por cada nueva vivienda unifamiliar o por cada cuarenta plazas de aparcamiento púbico, sino que será necesario solucionar otros problemas, para que sea posible seguir incentivando la compra de estos coches con ayudas como las del Plan Movele, que se ha agotado recientemente.

Todos sabemos que debido a su bajo coste por kilómetro nos encontramos ante la opción de movilidad urbana más económica  que existe hasta la actualidad (unos 1,5 euros por cada 100 kilómetros recorridos), pero sin embargo, para que los coches eléctricos se conviertan en una opción de compra que se planteen cada vez más personas,  todavía habrá que superar algunas barreras como son la poca autonomía o el gran tiempo que se tarda en recargar los vehículos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest