El Audi Q7 e-tron se vuelve bastante más ligero que la generación anterior. 2ª Parte.

Dejando atrás los paneles de la carrocería, las aletas delanteras, el capó del motor y el portón de la parte trasera, las puertas del nuevo Audi Q7 han sido realizadas también en aluminio; sólo hablando de las puertas, ya se ha conseguido ahorrar 24 kilogramos de peso.

En el tren de rodaje, si comparamos el modelo anterior con el nuevo Audi Q7, se ha logrado rebajar el peso total hasta en 100 kilogramos, mediante la combinación de muchos ahorros pequeños. Los principales ahorros lo podemos encontrar en las suspensiones. Con brazos hechos de aluminio y acero de gran resistencia, en el eje delantero esta construcción ha logrado ahorrar 27 kilogramos, sin embargo, la reducción en el eje trasero es aún mayor, pesando hasta 40 kilogramos menos. Las reducciones de peso por esta parte son bastante importantes a la hora de mejorar la comodidad y la agilidad de manejo.

El sistema de escape del Audi Q7 ha sido renovado totalmente, habiendo dado un resultado de 19 kilogramos menos que el de la generación anterior. Además, hay otro tipo de ahorros en piezas como son los componentes del sistema de refrigeración. Por ejemplo, el ventilador pesa ahora 3,5 kilogramos menos. Y en el cableado del vehículo se ha logrado rebajar el peso 4 kilogramos.

En el interior del habitáculo del Audi Q7 cabe destacar la nueva generación de asientos modulares en las plazas delanteras, los cuales son 5 kg más ligeros. En total, si tenemos en cuenta también los asientos de la fila trasera en las versiones de cinco plazas del Audi Q7, el ahorro que suponen los nuevos asientos es de 18,7 kilogramos. Asimismo, el Audi Q7 es el primer SUV de lujo en usar aluminio como material para la creación de los pedales de freno, consiguiendo reducir el peso de un 60%.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest