Una segunda oportunidad para las baterías de los vehículos eléctricos

Endesa, en el marco del proyecto europeo Green eMotion, ha creado el primer punto de recarga que tiene incorporado una batería que procede de un vehículo eléctrico, un inesperado uso que será de vital importancia en el futuro del desarrollo de la movilidad eléctrica. En el año 2020 se cree que habrá decenas de miles de baterías que estarán disponibles para conseguir una segunda vida útil.

El principal objetivo es que las baterías, una vez terminada su función en un automóvil eléctrico, tengan la oportunidad de seguir siendo usadas con usos menos intensivos antes de que sean recicladas, como, podría ser por ejemplo, el almacenamiento energético.

La batería que ha usado Endesa viene de un automóvil eléctrico Renault y ha sido instalada en un punto de recarga rápida de Endesa, de 50 kW de potencia, que da la posibilidad de cargar el 80% de la batería del vehículo en 15 minutos. El punto ha sido situado en los alrededores de la Empresa de Transporte de Málaga, una de las dos ciudades de nuestro país que participan en el Green eMotion, un proyecto que Endesa coordina en España.

El Ayuntamiento de Málaga, socio del proyecto y promotor de la movilidad eléctrica como elemento principal en el desarrollo de ciudades inteligentes, ha colaborado en la construcción del punto de recarga y tiene la intención de utilizarlo como campo de pruebas para los autobuses eléctricos. Concretamente, va a cargar el autobús que cubrirá la  línea 16 de la ciudad de Málaga. Este vehículo va a ser además, el que se usará en el Proyecto Victoria, una iniciativa de Endesa para perfeccionar el primer carril de carga eléctrica por inducción dinámica de nuestro país. Esta tecnología ofrece la posibilidad al vehículo eléctrico de ir recargando su batería en movimiento y sin que necesite el uso de cables.

El proyecto de Green eMotion cuenta con ventajas para los diferentes usuarios implicados: para el cliente final doméstico, el dueño de un automóvil eléctrico, implica una reducción del coste total de la batería pues el valor residual atenuará los gastos de reciclaje; y para los operarios de infraestructura de recarga, va a formar parte de la cartera de soluciones de puntos de recarga que se podrá ofrecer a los clientes, con un coste inferior.

Un ejemplo de esto podrá ser el gestor de un parking. Por un lado, tendría que comprar el o los puntos de recarga al mejor precio y, al contar con almacenamiento incorporado en los puntos de recarga, sería posible minorar los costes de operación del parking.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest