La dirección e intensidad de la iluminación controlada por el movimiento de los ojos

El fabricante Opel nos ha presentado cómo están desarrollando la tecnología de seguimiento ocular, la cual será la futura iluminación que se adaptará a las situaciones. Con esto se ha anunciado una nueva generación del sistema de iluminación adaptativa para vehículos, que se presentará después del premiado sistema AFL+ con faros bixenon y 10 funciones de iluminación que en la actualidad están disponibles en la mayor parte de los modelos de la gama Opel, y el siguiente sistema matricial de iluminación LED de Opel que será montado dentro de poco en modelos de producción.

Al contrario que los difíciles sistemas de seguimiento ocular que necesitan entre cinco y diez cámaras, se usó al principio de su desarrollo una webcam normal y corriente. Aunque esta técnica estaba muy cerca de lograr controlar los faros a través de los ojos, el cálculo de los datos aún tardaba mucho tiempo y la velocidad de grabación de la cámara web era bastante lenta para cumplir con los requisitos tan exigentes que se necesitan en las condiciones del tráfico.

Conseguir optimizar los parámetros de funcionamiento de la cámara y adaptar el algoritmo de seguimiento ocular aportó un gran avance. La cámara se ha equipado ahora con sensores infrarrojos periféricos y fotodiodos centrales que, conjuntamente, permiten el escaneo de los ojos del conductor más de 50 veces por segundo en el atardecer y en la noche. Y teniendo un procesamiento y transmisión de datos de mayor rapidez, los faros consiguen reaccionar de manera instantánea para ajustarse tanto de forma horizontal como de forma vertical.

Después de todo esto, aún seguía quedando un problema, que es el siguiente: Normalmente, los ojos de un conductor se mueven de forma natural e inconsciente desde un punto focal hacia otro. Por este motivo, si los faros siguen este movimiento de manera exacta, el haz de luz del vehículo se moverá de forma errática (una característica que no es aceptable para el conductor, ni tampoco para los demás usuarios de la vía).

Y entonces, ¿cuál es la forma de solucionar esto? Según ha asegurado Ingolf Schneider, el director de Tecnología de Iluminación en Opel, “es posible evitar este problema, desarrollando un complicado algoritmo de retardo que garantiza un movimiento adecuadamente fluido para el haz de luz”.

Sin embargo, otra ventaja muy importante es que el seguimiento ocular no necesita ser calibrado de manera individual para cada uno de los conductores. Este sistema funciona perfectamente para todos los usuarios, sin que nada influya. Hasta en el caso de que el conductor se distrajese durante un momento, dejando de mirar la carretera, la iluminación será proporcionada en todo momento en el sentido de la marcha. Este se debe a que la luz de cruce de los faros es programada para poder asegurar un grado de iluminación mínima adecuada.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest