Después de conocer el Toyota GT 86, llegó el Subaru BRZ

Poco después de que saliese al mercado el Toyota GT 86, salió al mercado su homólogo en Subaru, el Subaru BRZ, del que podremos encontrar las piezas necesarias para cualquier arreglo que necesite en RepuestosCoches24.es.

Ahora, hablaremos un poco de del Subaru BRZ. En primer lugar, hay que decir que es prácticamente igual que el Toyota GT 86, tanto física, como mecánicamente hablando. Cuenta con un cuerpo reducido y musculoso, con un centro de gravedad bajo que se ha convertido en una de sus principales señas de identidad, así como un motor bóxer de 200 caballos y una estética que desafía a los sentidos, y que como ya hemos mencionado, es prácticamente igual que el del Toyota.

En su paragolpes frontal, podemos ver pequeños cambios. Tan pequeños que sería bastante complicado decir cuál es cuál, si no fuese por los logos del fabricante. Sin embargo, los cambios en el mallado de su paragolpes y su color azul era inevitablemente, ya que lo veamos donde lo veamos, en todo momento nos recordaría a la marca nipona. Cuando miramos su parte trasera, el alerón que tenía el Toyota GT 86 desapareció, lo que dio paso a un trasero desprovisto de ningún apéndice aerodinámico… Al menos hasta ahora, ya que podría salir una nueva versión que sí que lo tuviese. Es más, los dos modelos llevan incluso las mismas llantas.

Si miramos en su interior, podemos encontrar un motor bóxer de cuatro cilindros y dos litros con 200 caballos, el cual está equipado con inyección Toyota D-4S. Su par también es de 205 Nm, al igual que el Toyota,  y dispone de una transmisión de 6 velocidades manual o automática de también 6 velocidades con levas tras el volante, incluyendo además dos modos de conducción: el Normal y el Sport.

Sus cotas exteriores son también igual que las del Toyota, excepto su altura. Cuenta con una longitud de 4.240 mm, una anchura de 1.775 mm y una altura de 1.300 mm. El Subaru es 15 mm más alto que el Toyota, aunque su peso es el mismo, 1.220 kg.

Si echamos un vistazo a su interior, aunque los dos coches sean muy parecidos, el Subaru ha sido aderezado con aluminio en vez de los tonos rojos que pudimos ver en el Toyota GT 86, habiendo recurrido a este material en el frente del salpicadero, en los pedales, en los bordes del puente central o aireadores… Todo esto hace que su interior sea un poco más elegante que el del Toyota.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest