El 25% de los vehículos que circulan por Murcia podrían ser sustituidos por coches de hidrógeno

Alrededor de 167.000 de los 690.000 coches de los 45 municipios de la Región de Murcia podrían ser impulsados con hidrógeno actualmente, teniendo el mismo coste que los vehículos tradicionales. Esto es lo que se ha afirmado en un estudio dirigido por el catedrático de la Universidad Politécnica de Cartagena Jose Javier Lopez Cascales, quien es responsable del grupo de Bioinformática y Macromoléculas.

El uso de esta energía limpia en la industria automovilística disminuiría la emisión a la atmósfera de 25.000 toneladas de CO2 al año, hasta en el peor de los casos posibles, en el que el hidrógeno se produjese a través de hidrólisis utilizando la electricidad suministrada por la red eléctrica española (REE) y el mix energético que existe en nuestro país.

Este studio se llama “Environmental impact associated with the substitution of internal combustion vehicles by fuel cell vehicles refueled with hydrogen generated by electrolysis using the power grid. An estimation focused on the Autonomous Region of Murcia (Spain)” y ha sido publicado en la revista científica Renewable Energy. Al leer el estudio se concluye que esta tecnología es una solución viable para disminuir las emisiones de CO2 que se asocian al ámbito automovilístico.

Según han declarado los investigadores, el 25% de los vehículos actuales que circulan por las carreteras de Murcia podrían ser sustituidos por coches de hidrógeno, usando la energía eléctrica que sobra durante las hora de bajo consumo (conocidas como las horas valle), lo que equivaldría a un ahorro en la importación de petróleo de 216.000 barriles de petróleo al día en toda España (o 6.700 en la Región de Murcia).

No obstante, si las hidrogeneradoras, o lo que es lo mismo, las “gasolineras” de hidrógeno utilizasen fuentes de energía renovables en el proceso de generación de hidrógeno (en lugar de la corriente que hay en los enchufes), las 25.000 toneladas de CO2 ahorradas en emisiones por año, podrían aumentarse de forma exponencial, y hasta podría abastecer al 100% del parque automovilístico de Murcia.

López Cascales ha destacado también que los principales beneficios de los vehículos impulsados por celdas de combustible frente a los vehículos eléctricos, se deben a que estos vehículos eliminan las principales reticencias a la compra de un coche eléctrico, como podrían ser su reducida autonomía (de únicamente unos pocos cientos de kilómetros), así como el largo tiempo que tarda en recargarse su batería. Frente a estas desventajas, los vehículos impulsados por hidrógeno cuentan con prestaciones parecidas a las de un vehículo convencional: tiempos de repostaje de unos pocos minutos, un mantenimiento reducido, y una autonomía que puede superar con facilidad los 700 km.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest