El Agua, el CO2 y la energía limpia forman el Audi e-diésel

El fabricante Audi ha dado un paso enorme en el desarrollo de nuevos combustibles que, si contamos desde que se crea hasta el momento exacto en que los gases de la combustión salen por el escape, logran tener unas emisiones de CO2 neutras. Esto lo están consiguiendo en la planta piloto de Dresden donde empezaron a producir el combustible sintético Audi ediesel.

Tras una fase de puesta en marcha de cuatro meses únicamente, las instalaciones para investigación que Audi posee en la ciudad de Dresden empezaron hace unos días a producir su primera partida de combustible diésel sintético, el cual cuenta con una calidad enorme.

Para revelar su competencia en el uso diario, la ministra federal de Educación e Investigación, Johanna Wanka, el martes pasado usó los primeros cinco litros en su coche oficial, que es un Audi A8 3.0 TDI clean diesel quattro. Wanka declaró lo siguiente: “Este diésel sintético, fabricando usando CO2, es un gran éxito para nuestras investigaciones sobre sostenibilidad. Si logramos hacer un uso generalizado del CO2 como materia prima, contribuiremos de forma crucial para la protección climática y el uso eficiente de los recursos, logrando también poner los pilares de la economía sostenible en el lugar que corresponde”.

La corporación tecnológica Sunfire de Dresden es socia del proyecto de Audi y son los encargados del funcionamiento de la planta. Esta planta funciona según el principio “power-to-liquid” (PtL) y usa energía verde para crear un combustible líquido. Las únicas materias primas que son necesarias para su creación son el agua y el dióxido de carbono. El CO2 usado es suministrado por unas instalaciones de biogás. Asimismo, al principio una parte de ese CO2 que es necesario es extraido como una captura directa del aire del ambiente, una tecnología de Climeworks, quien es el socio tecnológico del fabricante Audi con su sede en Zúrich.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest