Opel y su propulsión alternativa

Opel ofrece en nuestro país en la actualidad una gama de doce modelos propulsados por GLP (gas licuado de petróleo), que es un combustible alternativo que posibilita ahorrar más del 50% en comparación con la gasolina, siendo su precio casi un 52% más barato respectivamente, lo que se debe a la diferencia de fiscalidad que se ha establecido hasta 2018.

El fabricante explicó que uno de los grandes beneficios de estos modelos es que todo el sistema de propulsión fue desarrollado por Opel y que su instalación en los vehículos se ha hecho directamente en fábrica.

El vicepresidente de Ventas y Posventa del Grupo Opel, Peter-Christian Küspert, declaró que su empresa dispone de una amplia gama de modelos propulsados por GLP, señalando también que suponen “una alternativa real” a los combustibles convencionales. También añadió que “estos modelos son más respetuosos con el medio ambiente y además son muy económicos, adecuándose a la perfección para su uso diario”.

El pasado año, más de 26.000 clientes escogieron este tipo de propulsión en todo el continente europeo, lo cual hizo que Opel se colocase (y siga aún) en la segunda posición del ranking de fabricantes de modelos que utilizan la propulsión alternativa.

En los dos primeros meses de este año las ventas de modelos Opel propulsados por GLP aumentaron un 35% con respecto al mismo periodo del año anterior, siendo Italia el país en el que más se vendieron. Opel ofrece ahora una de las más amplias gamas de modelos GLP en España, con la friolera de 12 modelos entre los que poder elegir, que son los siguientes: Astra Sedán, Astra Sports Tourer, ADAM, Corsa cinco puertas, Meriva, Corsa tres puertas, Astra cinco puertas, Mokka, Zafira Tourer, Insignia cuatro puertas, Insignia cinco puertas e Insignia Sports Tourer.

El gas licuado de petróleo es ya famoso por tener distintas ventajas por lo que a principios de este año, en nuestro país ya había más de 25.000 turismos que circulaban con este combustible. Esto no es una sorpresa si tenemos en cuenta que el GLP es casi un 52% más barato que la gasolina, y que todo el mundo quiere ahorrar. Este enorme ahorro es debido a la diferencia de fiscalidad que se estableció para los combustibles alternativos hasta el año 2018. Sin embargo, aunque parezca que solo quedan tres años para beneficiarnos de eso, debemos  ser optimistas ya que las ventajas fiscales probablemente se amplíen tanto en España como en el resto de Europa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest