Goodyear empezará a fabricar neumáticos con cáscaras de arroz

El fabricante Goodyear ha firmado un contrato de suministro de sílice originada de las cenizas de la cáscara de arroz con Yihai Food and Oil Industry para la creación de un neumático de turismo, que va a ser fabricado en Pulandian, China, para que más tarde, sea vendido en este país. Igualmente, Goodyear está negociando otros acuerdos con distintos proveedores.

Desde hace dos años, Goodyear ha estado haciendo pruebas en su Centro de Innovación de Akron con la sílice procedente de las cenizas de la cáscara del arroz y ha realizado un gran descubrimiento: Que puede usarse al igual que otras fuentes convencionales para fabricar neumáticos con las mejores prestaciones. 01-goodyear_rice_husk--644x362

Richard J.Kramer, el Presidente y Director Ejecutivo de Goodyear ha declarado lo siguiente: “La sostenibilidad es un pilar fundamental dentro de los esfuerzos de Goodyear en su apuesta por la innovación”. Además dijo que, “esta nueva sílice protege el medioambiente de muchas maneras. Así, reduce la cantidad de residuos que termina en los vertederos, su fabricación requiere menos energía y ayuda a que los neumáticos sean más eficientes”.

De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, cada año es cosechado más de 700 millones de toneladas de arroz en todo el mundo y la retirada de la cáscara del arroz se ha convertido en un gran reto medioambiental. Esto ha dado como resultado que frecuentemente se queme la cáscara para poder generar electricidad y de esta forma, disminuir la cantidad de vertidos. Aunque este tipo de ceniza lleve muchos años usándose para generar sílice, han sido las investigaciones más actuales las que han dado la posibilidad de crear una sílice de suficiente nivel para que pueda usarse en neumáticos.

La sílice es usada como compuesto de refuerzo en las bandas de los neumáticos. Si la comparamos con el negro de carbón, un compuesto tradicional de refuerzo para los neumáticos, la sílice disminuye la resistencia a la rodadura. Esa menor resistencia a la rodadura, es traducida, a su vez, en un mayor ahorro de combustible. Esto además puede tener un gran impacto positivo en la tracción de los neumáticos cuando circulen por superficies mojadas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest