El fabricante BMW se ha subido al carro del hidrógeno

Todos sabemos que tanto la electricidad, como los híbridos, se han puesto de moda, habiendo cada vez más personas que apoyan el ecologismo y la eficiencia en el mundo del automóvil.  Sin embargo, ya podemos encontrar algunas marcas que miran directamente al futuro, más concretamente, al hidrógeno. BMW no se ha convertido en pionera, pues Honda y Toyota fueron los primeros fabricantes que se pusieron las pilas en este sentido, aunque una cosa está clara, BMW se ha subido al carro con muchas ganas.

La marca alemana tiene la intención de lanzar al mercado en el año 2020 un Fuel Cell Electric Vehicle (FCEV) que funcionará con pila de hidrógeno, y ya se encargó de mostrar todos sus avances al respecto presentando dos prototipos en el circuito de Miramas, en Francia, siendo uno un i8 y el otro, un Serie 5 GT.

Estos dos prototipos contaban con un motor eléctrico que desarrolla 245 CV de potencia y que es alimentado del hidrógeno que se almacena a 700 bares de presión en un depósito con forma de “túnel” que se ubica entre el eje delantero y el trasero. Igualmente, BMW aprovechó la ocasión para patentar un sistema de almacenaje a solo la mitad de presión, 350 bares, con el nitrógeno a una menor temperatura y en estado gaseoso.

El fabricante alemán se ha encargado de aprovechar su sinergia con Toyota para poder desarrollar el modelo, por lo que será bastante probable que cuente con la misma autonomía que el Mirai, unos 500 km. El tiempo que necesita para cargarse completamente es de menos de cinco minutos, algo realmente fantástico.

Aunque el Serie 5 Gran turismo es exactamente igual que un modelo de serie, el i8 si es diferente del que vemos en la calle. Los pasos de rueda han cambiado y la carrocería se ha modificado con una zaga más abierta, habiendo cambiado también las llantas, que son semicarenadas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest