Principales mitos de los coches eléctricos

A casi todos nos atraen los coches eléctricos, nos gusta el hecho de no contaminar, de ahorrar gasolina, que sean silenciosos… Pero sigue habiendo algunas cosas que nos echan para atrás a la hora de decidirnos en comprar. La mayoría de esas cosas, por no decir todas, son mitos, grandes mitos que impiden que muchas personas disfruten de los coches eléctricos.

Los principales mitos de los coches eléctricos son los siguientes:

  • Su autonomía no es suficiente. La autonomía real de los coches eléctricos (que es menor que la homologada, ya que cambia según la forma de conducir, el uso del aire acondicionado…) va entre los 120 y los 150 kilómetros. Está claro que se trata de una autonomía limitada, pero ¿realmente es insuficiente?
  • Necesitas un lugar para cargarlo. En vez de acudir cada x tiempo a echar gasolina, tendrás que acostúmbrate a cargarlo. En el caso de que vivas en un chalet, esto no re supondrá un problema, pero en el caso de vivir en un bloque de viviendas, tendrás que pensar en realizar la instalación de un punto de recarga en tu plaza de garaje. Esto es lo que más echa para atrás, solemos pensar que el enchufe nos costará dinero y que es necesario pedir permiso a la comunidad. Este es otro mito.

Sí, la instalación del enchufe te supondrá un desembolso inicial, pero está subvencionado por el gobierno. El programa MOVELE 2015 del Ministerio de Industria ofrece una ayuda de 1.000 euros + IVA para la instalación del punto de recarga. Hay compañías que se especializan en este tipo de obras y normalmente el precio no llega a superar esos 1.200 euros. Además, en el caso de que la plaza de aparcamiento sea de tu propiedad no será necesario pedir permiso a la comunidad, únicamente, informarle por escrito de que vas a tirar un cable desde el cuarto de contadores hasta tu plaza.

  • Hay muy pocos puntos de recargas públicos. La realidad de los puntos de recarga públicos, de momento, es poco alentadora, pero probablemente esto irá cambiando. Hay pocos postes en algunas ciudades y a veces las tarifas son muy caras. Esto se reduce a que nos encontramos en un mercado pequeño y las empresas instaladoras quieren sacar el mayor beneficio posible.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest