Se han reducido las ayudas en Francia para la compra de coches híbridos

Francia ha dado un ligero giro en su política acerca de los coches eléctricos. Hasta el momento, los coches eléctricos, así como los coches híbridos y los coches híbridos enchufables contaban con un gran paquete de ayudas de mucha importancia, lo cual hacía que muchas personas se planteasen la compra de uno de estos coches en vez de uno tradicional. Sin embargo la Administración y el Gobierno han declarado que no hay dinero para ayudar a todos, por lo que se vieron en la situación de tener que decidir qué tipo de coche se llevaba las ayudas. La decisión era complicada, coches eléctricos o coches híbridos. Tras debatir y pensarlo, decidieron fomentar los coches eléctricos, algo que era un poco previsible después de que se implantasen los sistemas de recarga para estos vehículos.

¿Cómo afectará esto a los franceses? A partir del 1 de enero del próximo año se verán reducidas las ayudas por comprar un coche híbrido o un híbrido enchufable, siendo lo más seguro que esto provoque que el año que viene, las ventas de este tipo de vehículos se desplomen. No obstante, antes de que eso pase, seguramente se dispararán en los últimos meses de este año.

El anuncio de los recortes se publicó a través de un comunicado de prensa bastante general dentro del Plan de Mejora de Calidad del Aire que emitió el Departamento de Ecología. En la nota de prensa, únicamente se reservaron dos líneas en las que comunicaban esta reducción, la cual va a afectar de manera directa a los consumidores del país.

A partir del 1 de enero del próximo año, los vehículos híbridos enchufables van a tener una bonificación de 1.000 euros, siendo de solo 750 euros la bonificación para vehículos híbridos. Sin embargo, esas ayudas no serán comparables con los 4.000 € y 2.000 € que dan en la actualidad.

Por otro lado, los coches eléctricos van a mantener las mismas bonificaciones que hay ahora, llegando los descuentos a 6.300 euros, una cantidad bastante importante. Pero eso no es todo, ya que va a mantenerse el conocido Superbono, que se trata de una ayuda directa de 10.000 euros que dan al entregar en el desguace un vehículo diésel  con una antigüedad de como mínimo el año 2001, dinero que se utilizará para pagar un coche eléctrico.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest