Llega el hidrógeno a la bicicleta Linde H2

El Grupo Linde, sigue luchando por promover su compromiso con la energía limpia, por lo que ha tomado la decisión de aplicar las ventajas de utilizar la energía del hidrógeno en su nueva bicicleta H2, habiéndola dotado de una pila de combustible que contará con una gran autonomía utilizando únicamente unos gramos de hidrógeno.

Para lograr esto, la idea que han tenido  sus ingenieros, es la de cambiar la batería eléctrica de la e-bike por una pequeña pila de combustible de tipo PEMFC (membrana de intercambio protónico). Después, han instalado un depósito que guarda el hidrógeno, para alimentar a una célula de combustible.

Las bicicletas eléctricas se alimentan de baterías que incluyen ácidos como el plomo o ion-litio, lo que hace que necesiten un tiempo de recarga y una autonomía que suele ser insuficiente. El hidrógeno es un combustible limpio, y se encuentra presente en la naturaleza, en una proporción más amplia que los combustibles fósiles y la liberación del vapor de agua es convertida dentro de la pila de combustible, lo cual genera la electrólisis. Gracias a esto es posible la mejora del medio ambiente. Sin embargo, esa no es la única ventaja que presenta el hidrógeno, frente a las baterías eléctricas. El hidrógeno puede cargarse en unos pocos minutos, mientras que las baterías eléctricas necesitan unas horas para recargarse.

Buscando alternativas de movilidad más sostenibles, Pedelecs o las e-bikes se han convertido en las opciones más atractivas para la movilidad urbana. Gracias a ello es posible evitar la congestión del tráfico, ayudando a los ciclistas a cubrir distancias más largas con una mayor facilidad. En la Unión Europea las ventas han crecido más de diez veces en la última década.

Por todos estos motivos, podemos decir que el  hidrógeno es la fuente de energía perfecta para que se pueda avanzar hacia los modelos de movilidad sin emisiones.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest