La realidad de las cero emisiones

Cuando se habla de vehículos eléctricos siempre decimos que son cero emisiones, es decir, que no emiten gases contaminantes al medio ambiente. En todos lados dicen que los vehículos eléctricos son cero emisiones, en la publicidad, en los concesionarios, en internet… Hasta la DGT dice eso, motivo por el cual todos pensábamos que era cierto… Pero, ¿son los vehículos eléctricos creo emisiones de verdad?

La respuesta más rápida a esa pregunta es que sí. Aunque claro, solo si hablamos de cuando se utiliza el vehículo y hemos contratado una tarifa cien por cien renovable en la compañía eléctrica. Eso es algo que debería hacerse siempre. No obstante, puede darse el caso de que un vehículo eléctrico no sea cero emisiones.

Está claro que cuando se conducen este tipo de coches no se emiten ningún tipo de gases, como si sucede con los vehículos de combustión interna. Sin embargo, si nos centramos en las baterías, la cosa cambia…

Las baterías de los vehículos se cargan en la red eléctrica, lo cual podría causar que se generasen ciertos gases al generar la electricidad. En el momento en que se genera la electricidad se consumen combustibles fósiles, y esto hace que se emita a la atmósfera CO2. Este es el motivo por el que no todos los vehículos eléctricos son cero emisiones, o al menos, no siempre.

Tras analizar lo anterior, sabemos que los coches eléctricos si que consumen combustibles fósiles, por lo que emiten gases a la atmósfera, como los vehículos de combustión interna. Ahora, habria que comparar las emisiones de gases de los vehículos eléctricos, con las emisiones de los vehículos tradicionales. En el caso de que el dueño del vehículo eléctrico haya contratado una tarifa especial de energía renovable, las emisiones no serán preocupantes, o al menos, no tanto como los vehículos tradicionales.

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest